La actividad de las pandillas en Ecuador muestra que la minería está plagada de problemas

Declaración del Rainforest Action Group

La actual ola de actividad criminal por parte de bandas del crimen organizado en Ecuador apuntala predicciones hechas por Rainforest Action Group desde 2018 que invertir en minería en el país es complicado y corre el riesgo de desestabilizar aún más el país.

Los grupos paramilitares que operan en la frontera entre Ecuador y Colombia han ido ganando fuerza y ​​presencia desde 2018, cuando varios grupos disidentes ex-FARC aumento del tráfico de drogas desde Colombia hasta el puerto de Esmeraldas en el norte de Ecuador, debido al fácil acceso al puerto de Esmeralda y las rutas de envío desde allí a Estados Unidos o a través del Pacífico hasta Australasia. Más recientemente han sido los enormes cárteles mexicanos los que han dominado en Ecuador.

Contaminación por exploración. Crédito de la imagen: Carlos Zorrilla

En 2018, cuando Ecuador abrió amplias concesiones mineras de cobre y oro, la mayor conciencia sobre la riqueza de recursos del país significó que se convirtiera en un punto de acceso para los mineros ilegales de oro de toda América del Sur. Actualmente se considera que la minería de oro es tan lucrativa como el cultivo de coca por parte de los sindicatos del crimen organizado. Nuestras investigaciones muestran que la minería ilegal ha crecido desde la expansión de las concesiones mineras legales, y que las operaciones mineras ilegales ahora son una próspera fuente de ingresos para los cárteles en Ecuador. Tanto la minería legal como la ilegal son fuertemente cuestionadas por las poblaciones locales, quienes dicen que incluso las exploraciones a pequeña escala han causado daños ambientales significativos, como la contaminación de los cursos de agua en Imbabura (foto).

La concesión Cascabel de SolGold, muy cerca de la frontera entre Colombia y Ecuador, es la pesadilla de un inversor. En informes, SolGold ha indicado que el material minero será transportado, vía ducto, 60 kilómetros al noroeste de Cascabel hacia San Lorenzo, a conocido punto caliente del crimen organizado. Desde San Lorenzo, el oleoducto continuará 100 kilómetros al suroeste hasta el puerto de Esmeraldas, donde hay importante actividad del crimen organizado.

Durante mucho tiempo ha sido una táctica política y militar en Ecuador utilizar los disturbios para impulsar las operaciones mineras en áreas donde ha habido una oposición de larga data a los proyectos mineros.

Los nuevos disturbios se suman a las preocupaciones existentes sobre las compañías mineras que continúan operando en territorios indígenas y comunidades remotas que han estado protestando contra la minería tanto legal como ilegal en sus tierras, como las provincias de Imbabura y Carchi, que han necesitado una presencia policial y militar constante. .

Los desarrolladores de cualquier mina en Ecuador ciertamente se encontrarán en terreno inestable.

Atribuya las citas a Liz Downes, miembro de Rainforest Action Group, directora del Rainforest Information Centre.

Lanzamiento completo de los medios aquí.