El caso de Llurimagua por especies endémicas parece estar perdido por el Ministerio de Medio Ambiente de Ecuador en un golpe significativo a los planes de minería en la zona

Un caso de protección de especies endémicas en el planeado sitio de la mina Llurimagua tuvo otra victoria la semana pasada cuando Carmen Jaramillo Cevallos, Jueza de la Unidad Judicial Multicompetente del cantón Cotacachi, emitió su sentencia completa sobre el caso.

Contaminación por exploración. Crédito de la imagen: Carlos Zorrilla

La Expedición Constitucional se interpuso en agosto contra el Ministerio de Medio Ambiente y la Fiscalía General del Estado de Ecuador por preocupaciones de que los derechos de la naturaleza consagrados en los artículos 71 y 73 de la Constitución de la República de Ecuador se verían seriamente afectados por las actividades mineras dentro de la concesión de Llurimagua. en los bosques nubosos biodiversos del noroeste de Ecuador.

En una resolución preliminar publicada el 24 de septiembre, el juez había dictaminado que el Ministerio de Medio Ambiente no había protegido especies endémicas y en peligro crítico de extinción en la concesión minera Llurimagua, y le dio al Ministerio de Medio Ambiente 90 días para resolver las omisiones e irregularidades detalladas por la Contraloría General de la Nación en su informe de marzo de 2019. reporte.

De no subsanarse en el plazo previsto, se revocarán las licencias ambientales de la concesión. Adicionalmente, el tribunal decretó que el proceso debe ser supervisado y validado por el Gobierno Municipal, una Universidad y la Defensoría del Pueblo (Defensoría del Pueblo).

"Las medidas [que deben cumplirse] incluyen cosas que serán técnicamente imposibles de remediar, dado que una de las irregularidades más importantes fue que el Ministerio de Medio Ambiente aprobó la licencia ambiental en 2014 sin información de base adecuada o suficiente, incluida la falta de una información válida de una estación meteorológica " dice Carlos Zorrilla, fundador de DECOIN y uno de los peticionarios en el caso.

"Es posible que instalen una estación meteorológica en el área ahora, pero se necesitan años de recopilación de datos para validar la información. Será técnicamente imposible para ellos cumplir, especialmente con la supervisión de la sociedad civil.”, Dice Carlos Zorrilla.

BHP y la filial de Gina Rinehart en Ecuador, Hanrine, han sido programadas como posibles compradores de la participación de la minera estatal en la concesión de Llurimagua. La dificultad de cumplir con las medidas en el tiempo requerido significará casi con certeza que se revocarán los permisos ambientales de Llurimagua y hace que cualquier plan minero para la zona sea cada vez más improbable.

La sentencia completa publicado el 22 de octubre afirma que la naturaleza tiene derechos intrínsecos que son completamente independientes de los derechos humanos o civiles; que estos derechos fueron vulnerados cuando el Estado no controló las actividades mineras en las concesiones de Llurimagua; que el Ministerio no tuvo en cuenta la protección adecuada de especies en peligro de extinción; y que también se violó la protección judicial.

"La sentencia establece que, si bien la destrucción de algunos árboles o un par de las últimas ranas restantes de una determinada especie puede no ser significativa desde la perspectiva del interés público, sin duda lo es para esas especies específicas.”, Dice Carlos Zorrilla.

El fallo también allanaría el camino para otros casos similares para detener las actividades mineras en áreas donde se encuentran especies endémicas. La alta tasa de endemismo de Ecuador significa que esto podría aplicarse a la mayor parte del país.

Las mineras australianas BHP, Newcrest, SolGold, Fortescue y Hancock Prospecting, que tienen subsidiarias en Ecuador, esperaban aprovechar un gobierno pro minero ávido de inversiones internacionales, a pesar de una abrumadora mayoría de ecuatorianos que no quieren que la minería se lleve lugar en áreas boscosas, en territorio indígena o cerca de áreas urbanas.

Se escuchó otro caso de Derechos de la Naturaleza en la Corte Constitucional de Ecuador el 19 de octubre, argumentando que el sistema de 'Bosques Protegidos' legalmente del país debería recibir una mayor protección contra la minería en base a las amenazas a ecosistemas frágiles y especies en peligro de extinción.

Una vez más, un argumento clave en este caso es que la naturaleza tiene derechos intrínsecos e inviolables, que la Constitución de Ecuador es única en consagrar. Un fallo positivo no solo protegería a la Reserva Los Cedros de la minería, sino que podría sentar un precedente para salvaguardar los 186 Bosques Protegidos en Ecuador, que suman unos 2.4 millones de hectáreas (6 millones de acres).

Las concesiones mineras cubren actualmente más de 800,000 hectáreas de Bosques Protegidos en Ecuador, y las empresas mineras australianas y canadienses tienen la mayor parte.

“Estos casos de Ecuador tienen implicaciones a nivel internacional, y muchos grupos indígenas y comunitarios en Australia actualmente buscan explorar legislación para otorgar derechos o personalidad jurídica a, y proteger, el valor intrínseco de ríos, vías fluviales y otras características naturales”. dice Liz Downes, miembro de Rainforest Action Group, una organización de defensa e investigación.

"La legislación basada en los principios de la personalidad jurídica otorgó protección adicional al río Yarra (Birrarung) en Victoria en 2017, al empoderar a sus propietarios tradicionales wurundjeri. Otros casos de derechos de la naturaleza que se están explorando incluyen la Gran Barrera de Coral, el río Fitzroy y el sistema fluvial Murray-Darling.", Dice Liz Downes.

Lanzamiento completo de los medios Aquí.