Una Acción de Protección Constitucional podría proteger los Derechos de la Naturaleza sobre los derechos económicos de las empresas transnacionales en el Valle de Intag de Ecuador.

Publicado originalmente en El ecologista por Rebekah Hayden

El valle de Intag en la provincia de Imbabura, en lo alto del noroeste de Ecuador, debería ser un lugar pacífico. Las montañas boscosas están tan densamente cubiertas de niebla que las selvas tropicales subtropicales se conocen como bosques nubosos.

Estos bosques albergan un tesoro biodiverso en las plantas y animales que se encuentran aquí, muchos de los cuales están en peligro crítico o en peligro de extinción. Algunos no se encuentran en ningún otro lugar de la tierra. Un estudio en 2018 encontró 287 especies en peligro de extinción solo en el área de Intag. Ese número sigue aumentando a medida que se descubren nuevas especies.

En el fondo del valle, los agricultores poseen pequeñas parcelas de tierra, cultivando café, banano y otros cultivos de subsistencia. Sin embargo, debajo del subsuelo hay brillantes vetas de cobre. Para llegar a él, es necesario despedazar trozos de valle y montañas.

MINERÍA

Atelopus longirostris. Crédito de la imagen: Carlos Zorrilla

La región de Intag ha sido un foco de conflictos desde principios de la década de 1990, cuando los mineros que exploraban el cobre descubrieron las riquezas minerales del valle y la comunidad expresó por primera vez su oposición. Desde entonces, Las comunidades de Intag han denunciado a las empresas mineras por violaciones de permisos y licencias. Desde entonces, dos empresas mineras han sido expulsadas por una resistencia comunitaria pacífica pero decidida.

Respaldado por el gobierno local, las comunidades han presentó evidencia de graves abusos a los derechos humanos, contaminación del río Junín, tala ilegal, uso no autorizado de la tierra y exigió que el área sea reconocida como zona libre de minería, destacando las otras fuentes de riqueza de la región, incluida su diversidad biológica y potencial ecoturístico .

A preliminar El estudio de impacto ambiental realizado en 1996 encontró que incluso una pequeña mina de cobre en la región de Intag provocaría una deforestación masiva y la contaminación de las vías fluviales con metales pesados. Predijo la reubicación de cuatro comunidades, una reducción de las precipitaciones y un aumento de la inestabilidad climática, una seria preocupación para una región que ya se encuentra en grave riesgo de cambio climático.

A pesar de todo esto, el gobierno sigue parcelando la tierra y vendiéndola a empresas transnacionales.

La El proyecto minero de cobre Llurimagua tiene una historia complicada. Minero del estado ecuatoriano ENAMI y el gigante de Chile Codelco comenzó a explorar el sitio en 2015, pero solo después de que cientos de policías lo hubieran asegurado. El conflicto sobre cómo dividir las ganancias, la resistencia de la comunidad y un estudio de impacto ambiental condenatorio ha detenido cualquier exploración desde 2018.

En 2019, la Contraloría General y la Defensoría del Pueblo informe sobre el proyecto minero encontró flagrantes violaciones a la ley y sugirió enfáticamente que el bosque dentro del área minera debería recibir derechos debido a su importancia biológica. ENAMI ahora planea vender su parte.

MINERÍA 

También en Imbabura, pero a cincuenta kilómetros al noreste de Llurimagua, la minera australiana SolGold posee la concesión minera Cascabel, que podría igualar en tamaño a la mina de cobre Escondida de Chile si se desarrolla. En 2019, la Contraloría General de Ecuador publicó los resultados de una investigación especial que reveló muchas irregularidades vinculadas al proyecto.

Justo debajo de Cascabel, las operaciones están degenerando en un fiasco en una concesión de Hanrine, una subsidiaria de Hancock Prospecting, y propiedad de la persona más rica de Australia, Gina Rinehart.

En 2019, los militares tuvieron que expulsar a miles de mineros ilegales de la concesión, mientras que en los últimos meses el gerente general de Hanrine fue detenido por posesión de armas de estilo militar y su principal campamento minero fue quemada abajo. La minería ilegal ha contribuido a una variedad de problemas sociales en los municipios cercanos, y ahora los lugareños también desconfían de la gran minería industrial.

BHP también tiene una concesión cercana al proyecto Cascabel de SolGold. Como las demás, es una zona frondosa con bosque nuboso primario y secundario. El 27 de agosto, las autoridades locales pidieron el cese de todos los proyectos mineros en la zona por temor a avivar los conflictos sociales y la contaminación ambiental.

Impacto

BHP se perfila como la empresa minera que podría tener el mayor impacto en la región. No solo posee cinco concesiones en el área de Intag, sino que como accionista mayoritario de SolGold con una participación del 14.7 por ciento, también se beneficiará de sus concesiones. BHP ha mantenido un acuerdo de moratoria con SolGold que vence en octubre, lo que le permite hacer una oferta por la empresa. BHP también es un competidor importante en la carrera por comprar la participación de ENAMI en Llurimagua, junto con Hanrine.

Si BHP gana sus licitaciones tanto por SolGold como por la participación de ENAMI en Llurimagua, no solo tendría la mayor cantidad de concesiones en la región, sino que sus propiedades en todo Ecuador sumarían más de 300,000 hectáreas.

Como la empresa minera más grande del mundo, a BHP le gusta parecer social y ambientalmente responsable. Esa no ha sido la experiencia de la gente sobre el terreno en Intag.

Las concesiones de BHP en Intag cubren miles de hectáreas de cuencas hidrográficas de los gobiernos locales, reservas forestales primarias y secundarias, tierras de cultivo y fuentes de agua para varias comunidades. También cubren tierras de cultivo y siete comunidades que consideran ilegal la venta de tierras para la minería, ya que nunca fueron consultadas por el gobierno ni dieron su consentimiento, en violación directa de la Constitución ecuatoriana.

BHP obtuvo permisos y realizó sus primeras exploraciones de cobre sin el consentimiento de la comunidad, y ha intentado repetidamente dividir la comunidad. En enero de 2020, las comunidades afectadas votaron para declarar el área zona libre de minería. Hace casi tres años que BHP pudo acceder a la concesión.

Protecciones

BHP tiene una carta claramente redactada que establece que no explorará ni extraerá recursos dentro o adyacentes a los límites de las Áreas Protegidas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), ni operará donde exista el riesgo de causar la extinción de una Lista Roja de la UICN. Especies amenazadas.

Sin embargo, cinco de las concesiones de BHP se encuentran dentro de la Zona de Amortiguamiento de la Reserva Ecológica Cotacachi-Capayas, el hábitat de varias especies incluidas en la lista de la UICN; hay al menos dos especies incluidas en la lista de la UICN en LLurimagua; y muchas más en las concesiones que podría heredar si también puja por SolGold.

Con la fecha de la AGM de BHP el 14 de octubre, existe una pequeña esperanza de que la presión de los accionistas advierta a BHP de que no invierta más en estos proyectos.

Ecuador es único en el mundo no solo por reconocer que la naturaleza tiene derechos, sino por incorporarlos en su Constitución. DECOIN (Organización para la Defensa y Conservación Ecológica de Intag), el equipo que lidera el caso de los Derechos de la Naturaleza de Llurimagua, cree que los Derechos de la Naturaleza son equivalentes al derecho a la vida, y que ambos derechos son violados por los derechos económicos de las empresas transnacionales.

La Reserva Biológica Los Cedros también es haciendo un caso con la cláusula de Derechos de la Naturaleza en la Corte Constitucional, argumentando que debería otorgar a los Bosques Protegidos una mayor protección contra la minería y otras industrias extractivas.

Buena vida 

Carlos Zorilla, fundador de DECOIN, dice que un fallo positivo para el caso Lluriamgua tendría un impacto mucho más amplio que solo salvaguardar los Bosques Protegidos. Prohibiría las actividades extractivas en todos los hábitats donde se encuentran especies endémicas. Se incluirían todas las especies endémicas, ya sea que la especie tenga protección o no. Dada la alta tasa de endemismo de Ecuador, podría evitar que gran parte del país sea minado.  

Una campaña de concienciación pública basada en Buen Vivir o “buen vivir”, concepto fundamental de la Constitución ecuatoriana - Intag como santuario de por vida - está fuertemente respaldado por el gobierno del condado de Cotacachi, y el alcalde expresó públicamente su interés en crear una ley local para declarar a todos los Intag y Manduriacos como Santuario de por Vida. Esto lo pondría en desacuerdo con el gobierno nacional, que ha estado amenazando a los gobiernos locales con procesos penales si aprueban ordenanzas contra la minería.

La primera orden judicial constitucional (Medidas cautelares) para detener de inmediato el proyecto minero Llurimagua fue visto por el tribunal de Cotacachi el 11 de septiembre.

El caso gira en torno a dos especies de ranas amenazadas por el proyecto minero Llurimagua: la rana arlequín nariz larga y la rana cohete confusa. El primero fue catalogado por la UICN como extinto hasta su inesperado redescubrimiento el año pasado; ambos son endémicos de los bosques cubiertos por la concesión minera. Otras dos docenas de especies, entre ellas el águila andina, una especie de mono araña y el oso de anteojos, también están en peligro de extinción.

En la audiencia, el herpetólogo más conocido de Ecuador, Juan Manuel Guayasamin dio un testimonio sobre las ranas endémicas, mientras que el biólogo de mamíferos, el profesor Diego Tirira, El biólogo de la Universidad de Sussex Mika Peck, y Javier Morales de la oficina del Defensor del Pueblo presentaron Amicus Curiae (Amigos de la Corte) sobre la importancia de la región y las amenazas que enfrentan varias especies.

Comunidades

Por el contrario, los abogados del gobierno solo presentaron un estudio de impacto ambiental defectuoso con 235 observaciones que todavía estaban "trabajando para resolver".

Carlos Zorilla dijo: “Un problema que enfrentan todos los casos judiciales basados ​​en los Derechos de la Naturaleza es que es raro encontrar un juez o abogado que los entienda adecuadamente. 

"Si perdemos, llevaremos el caso hasta la Corte Suprema, ya que creemos que hay evidencia indiscutible de que la minería en los bosques de Intag violará los Derechos de la Naturaleza, causando que las dos ranas endémicas se extingan y acerque a otras". a la extinción ".

Independientemente del resultado del caso, no debe incumbir a las comunidades ni a los tribunales garantizar el buen comportamiento de las empresas mineras o los gobiernos. Deben llegar a reconocerse a sí mismos que los derechos mineros no les dan luz verde para cometer graves delitos ambientales o abusos contra los derechos humanos.

El mundo necesita lugares que permanezcan intactos; donde el riesgo de lo que podríamos perder supera cualquier beneficio económico potencial. Intag es uno de estos lugares.